lunes, 13 de enero de 2014

Dónde estoy y qué hago

 A falta de un "About Page" vamos a dejar en claro quién soy, qué hago y dónde estoy.
Soy periodista, argentina y tengo 23 años. En Buenos Aires estuve estudiando Antropología (no, no como Indiana Jones) pero decidí congelarlo por un rato para aventurarme en otras cosas. 
Ahora estoy viviendo en Santiago de Chile, donde trabajo como editora acá. Me levanto a la mañana, llego a la oficina en la 104 o la 212, caliento agua para el mate y me paso la jornada laboral buscando historias interesantes sobre Chile para contar. Escribo algunas, pero en su mayoría se las paso a otras personas. Todos los chicos que trabajan conmigo son de otros países: hay alemanas, una francesa, estadounidenses, británicos y una chilena. Es una mezcla interesante.
Cuando salgo de trabajar me tomo la 104 y lo llamo a Javi cuando paso la calle Irarrázaval para que venga a buscarme a la parada. A la noche me quedo dormida con la ropa puesta porque tengo mucho sueño.
El objetivo de este blog no está muy claro, antes era un diario de viaje. Ahora en realidad no estoy de vacaciones y voy a quedarme en el mismo lugar por un rato largo pero la sensación de novedad no desaparece. Curiosa como un gato, siempre busco aquel detalle que pudiese interesarle a otras personas. Vamos a ver qué ofrece esta ciudad. 
Por lo pronto puedo decir que me gusta escribir, leer, conocer gente nueva, probar todo tipo de comidas, mirar películas y tomar cerveza en verano así que espero que alguna de estas actividades me traiga el material necesario para escribir posts interesantes en este blog.

domingo, 12 de enero de 2014

Hacer lo correcto

Algarrobo atardecer Chile

Hace dos semanas pisé Santiago de Chile, después de un viaje en bus de 25 horas, acompañada por mi amigo Osqui. Me había tomado unos dramamines que ayudaron bastante. Definitivamente no fue tan terrible como el del año pasado.
Ya pasaron varios meses desde que terminé mi viaje por Lationamérica con Javi. Volví a estudiar, trabajé en varios lugares, me junté con mis amigos, saqué a pasear a Ernesto. Aprendí a usar Wordpress, cociné comida judía para mis compas de la facultad, hice Yoga, me saqué fotos abajo del agua, se recibieron algunas amigas, fui a la iglesia, me hice una ergometría, fui a la Creamfields (gratis).
El amor siempre tira y después de peleas, discusiones, idas y vueltas y mucha reflexión decidí que venir a Chile era la mejor decisión a tomar. No es lejos de Buenos Aires, hablamos el mismo idioma, comemos empanadas y está Javi, porque yo no pretendo engañar a nadie. "Apostá al amor siempre" me escribió mi prima Natalia, así que aquí estamos.
Ahora estoy en Santiago, de vuelta con Javi, con trabajo nuevo y mucha incertidumbre por delante. 
Algo que tengo claro es que quiero escribir mucho. La diferencia cultural no es tan grande pero siempre habrá algo interesante para contar, una comida rica para describir o un personaje desopilante por conocer. 
Hasta ahora no tuve mucho tiempo de salir a recorrer. La primera semana fuimos a pasar año nuevo a Algarrobo, donde vi el show de fuegos artificiales más impresionante de mi vida. Me gustó como toda la gente se amontona en la rambla con sus mesitas de plástico y sus botellas de champagne y festeja mirando el espectáculo. 
Después de eso tuvimos que caminar 5 kilómetros hasta la casa donde nos estábamos quedando porque no había otra forma de volver. Fue como ver una película de terror: durante te cagás de miedo pero después te queda una buena sensación. Pasamos por bosques oscuros, cruces de gente que se había muerto en la ruta y senderos horribles. Llegar y acostarse fue una sensación hermosa.
En la playa tomamos melón con vino blanco, todo un descubrimiento de mi parte. Al mar no nos metimos, estaba muy frío. No hay que olvidarse que venimos de Venezuela.
Ya me aseguré de consumir mis platos chilenos preferidos: vienesa italiana (pancho con palta, tomate y mayonesa casera), chorrillanas (papas fritas con cebollas, carne y huevos fritos, entre otras cosas) y sopaipillas (tortas fritas de zapallo). Me faltan las empanadas de camarón queso, pero no tengo apuro.
Me estoy ubicando bastante bien en esta ciudad nueva. Entiendo cuáles son las comunas que me rodean y me hice un archivo de Word especial para aprender sobre las distintas regiones. ¿Sabían que Chile es uno de los tres países que tiene base en el círculo polar antártico?
El viernes volvía del trabajo en la micro 104 (como le dicen acá), eran las siete y media y en Santiago todavía brillaba el sol, acá anochece mucho más tarde. Escuchaba música en el iPod, miraba para afuera a la gente y pensaba: "Esto se siente correcto. Esto que estoy haciendo es lo correcto, no es una imposición de nadie, salvo mía. No estoy incómoda, ni decepcionada, ni amargada. Estoy bien".

lunes, 8 de abril de 2013

En barco por el Amazonas

Recorrimos gran parte del Amazonas en barco. El primer trayecto lo hicimos de Iquitos a Santa Rosa, la frontera con Colombia y Brazil. Fueron dos noches en un barco llenísimo de gente. Había hamacas por todos lados, no se podía caminar. Cuando estábamos a punto de partir parecía que no entraba un alma más se subieron 18 haitianos jugadores de básquet. De más está decir que es noche mucha gente durmió incómoda. Los horarios de las comidas me volvieron loca: desayuno a las seis, almuerzo a las once y cena a las cuatro. Otro dato de color es que todo el mundo (pasajeros y tripulación) tira su basura al río.
El viaje de Tabatinga a Manaus fue totalmente distinto. El barco era más grande y estaba regulado dónde se podían colgar las hamacas. Era abierto así que podíamos disfrutar del paisaje en todo momento. Cuando llovía ponían un toldo. Despertar de cara a la selva amazónica fue de las cosas más lindas que vivimos. Los horarios de las comidas eran igual de locos en Perú pero había comedor y variedad de cosas para elegir.
Viajamos con Viktor y Albert (de Suecia), Helen (Escocia) y Madeleine (EEUU) en el denominado "pasillo gringo" (con excepción de nosotros). Charlamos, leímos, compartimos unas botellas de cachaca y observamos el paisaje.
Como último dato les cuento que Madeleine tiene un blog como el nuestro. Es una yanqui pelirroja divina, toda pecosa pero de padre brasilero. Estuvo recorriendo el continente y llenó su página de fotos y anécdotas muy lindas. La recomendamos.

Mi abuela

El 5 de abril viajamos de Guayaquil a Baños. Un camino jodido: lleno de curvas y en altura. A pesar de haberme tomado un dramamine me sentía para el culo.
A las tres horas de habernos subido al bus (faltaban cinco) me llamó mi mamá y me contó que mi abuela se había muerto.
La Cuti había tenido un accidente cerebro-vascular hace diez años y nunca se había recuperado del todo. En el 2011 (mientras yo mochileaba por Europa) tuvo otro y pasó el último año y medio en un geriátrico, sin poder comer, moverse o hablar. Requería la misma atención que un bebé y cada día parecía más deteriorada. Fue una situación horrible y la noticia de su muerte me dejó muy triste pero también me generó mucha paz. Ahora ello está mejor. De eso estoy segura.
Creo que lo mejor que puedo hacer por ella es recordarla en sus mejores momentos. Así que a continuación, una lista de recuerdos hermosos.
  • Los miércoles en los que siempre me cocinaba ñoquis.
  • El miedo a los sapos.
  • El amor que le tenía a sus mascotas, por más feas que fueran.
  • Cuando se disfrazaba de Papá Noel en el Sanatorio.
  • Mi abuela como mamá: las anécdotas de la infancia de mi viejo (cuando le soltó el halcón porque se había comido su canario, por ejemplo. Ella siempre lo negaba igual).
Los viajes no son perfectos. Eso se aprende en la marcha. Hay días hermosos y otros tristes. Quiero pensar que el final de este viaje es un poco de las dos.

domingo, 31 de marzo de 2013

En Montañita

¿Qué hace la gente en Montañita, Ecuador? Toma, se droga, sale de fiesta, va a la playa.
¿Qu{e hacemos nosotros en Montañita? Dormimos, comemos e intentamos vender artesanías (anoche vendimos un collar por cinco dólares!!)

domingo, 24 de marzo de 2013

Lastrando en Otavalo

El jueves llegamos a Quito y ayer a Otavalo. Nos encontramos con mucha comida en la calle, un parque de diversiones y muchas panaderías. A continuación una lista de lo que ingerimos en las últimas veinticuatro horas.
  • Pollo a la broaster con arroz (Javi)
  • Dos empanadas de queso (Pau)
  • Una manzana cubierta en chocolate
  • Dos malvaviscos
  • Tres frutillas bañadas en chocolate (Pau)
  • Un chocolate blanco
  • Un paquete chico de obleas Oreo
  • Un paquete de papas fritas
  • Algunas Oreo y galletitas Galak
  • Cada uno una sopa de pollo y un plato de carne a la plancha con arroz, papas y ensalada
  • Un chocolate grande
  • Dos empanadas de queso con azúcar
  • Un pan de maíz
  • Un pan de queso
  • Una dona rellena de mermelada
¿Quién dijo que mochileando se pasaba hambre?

miércoles, 20 de marzo de 2013

La trucha de Copacabana

Hay que probarla. En la costa hay muchos kioskitos, nosotros fuimos al primero, el que queda al lado del hotel El Mirador. Por 22 bolivianos te ofrecen un menú que consiste de sopa de maní o de papa deshidratada y trucha al gusto (probamos a la manteca, al limón y al ajo) con papas fritas, arroz y ensalada.